Fab Universidad INACAP desarrolla impresora 3D impresa por otra impresora 3D

INACAP, agosto de 2018. Como parte de un proyecto de transferencia de capacidades de prototipado, el Fab Universidad INACAP desarrolló una impresora 3D, impresa por otra impresora 3D, que representa un importante hito Institucional a nivel estratégico dentro de su objetivo de aportar al desarrollo de la innovación y emprendimiento en el país.

En este contexto, es importante señalar que el FAB es un espacio para que estudiantes, académicos y comunidad en general, postulando sus proyectos de innovación y emprendimiento tengan acceso a tecnologías de fabricación para diseñar y construir prototipos, que colaboren en la tarea de acelerar el proceso de desarrollo de ideas a productos. Para esto, dispone del equipamiento necesario para lograr estos objetivos, como herramientas de fabricación y tecnologías CAD/CAM, que consideran corte láser, fresado CNC, impresión 3D, herramientas para diseño y fabricación de componentes electrónicos y trabajo con materiales compuestos.

Sobre la creación de la impresora 3D, el Subdirector de Desarrollo de la Dirección de Innovación y Emprendimiento de la Universidad Tecnológica de Chile INACAP, Rodrigo Díaz, destacó que “este desarrollo de tecnología, si bien 'hoy' no es innovación porque se ejecuta en estándar código abierto (desarrollos compartidos hoy en la red, de uso liberado), nos permite avanzar en dos frentes en paralelo de modo ágil. Mientras alfabetizamos (reducimos brechas), aumentamos la capacidad instalada (con cada máquina fabricada se fabrica la siguiente), de manera tal que en un mediano plazo estaremos en condición de innovar impactar, pero a escala institucional”.

En esta línea, Rodrigo Díaz agregó que detrás de este desarrolló hay un supuesto: “si entrego capacidad para fabricar y modificar, basado en la información liberada en la red, y la utilizo como plataforma para resolver problemas puntuales sumando en ello la enorme masa crítica que es INACAP, en un mediano plazo tendré oportunidad de contribuir con nuevos conocimientos y en ese momento la posibilidad de innovar e impactar será una realidad”.

Por último, destacó que “el contexto, que demandan estas capacidades, está determinado por nuestra declarada aspiración de ser al 2030 la Universidad más Innovadora del país. Esto implica que debemos aumentar de modo importante la cantidad de proyectos. Esto, está directamente relacionado con el acceso a tecnología que contribuya con estos procesos. Por lo tanto, trabajar para aumentar la cantidad (densidad) de desarrollos a nivel nacional, en que se involucre prototipado en base a fabricación digital, es un proyecto sensible y que sin duda generará gran impacto”.