“Más allá de su clima tropical y sus bellezas naturales, lo mejor de Isla de Pascua -para quienes venimos del continente- es que no hay smog, todo está cerca y lo amistosa de su gente”

 

Historia de Exalumnos

¡Nosotros fuimos los pioneros!

“Más allá de su clima tropical y sus bellezas naturales, lo mejor de Isla de Pascua -para quienes venimos del continente- es que no hay smog, todo está cerca y lo amistosa de su gente”, asegura el exalumno de Cocina Internacional de INACAP Temuco, Andrés Inda, quien junto a sus señora Karina Miranda -exalumna de Administración y Producción Gastronómica de INACAP Apoquindo- formaron Caramelo, la primera pastelería y cafetería de Rapa Nui, lo que los llena de orgullo.


“Hace nueve años llegamos a la isla sin nada, por lo que tuvimos que trabajar en distintos lugares, pero siempre relacionado con lo que estudiamos, hasta que un día decidimos formar algo propio y luego de mucho esfuerzo nació Caramelo. En ese tiempo, éramos el único lugar donde se podía encargar un torta o compartir un café con una amigo, ahora hay más alternativas, pero nosotros fuimos los pioneros”, comenta Andrés.


Caramelo ofrece a los residentes de la isla y a turistas un ambiente acogedor, además de una variada oferta de galletas, tortas, tartas y pasteles. También cuenta con sándwiches y ensaladas, todo de fabricación casera.


Así es la vida a 3.600 kilómetros del continente -en medio del Océano Pacífico-  donde el desabastecimiento es constante, en especial durante febrero, donde históricamente se concentra el mayor número de población flotante.
“Hace más de un mes que no llega el barco con provisiones, así que se imaginarán el colapso que se generará cuando comience la descarga y posterior venta de mercadería; es que cada vez somos más y los productos no dan abasto. Pero como isleños ya estamos acostumbrados, podemos estar sin gas, sin luz y con falta de productos, nada es tan terrible”, cuenta Andrés.


Asimismo, agrega que “lo que sí es un problema es la falta de personal calificado y responsable. La mayoría de las personas que se vienen a la isla lo hacen por un tiempo corto, por lo que buscan un trabajo básicamente para subsistir, pero no les interesa hacer carrera o destacarse laboralmente”.


¿Cómo va el negocio?
“Mis mejores clientes son por lejos los Rapa Nui, ellos pagan el valor de los productos si tienes lo que necesitan, no regatean ni se complican. Y si por algún motivo externo te atrasas en la entrega de algo aquí se lo toman con calma, lo que sería imperdonable en el continente”, afirma el Inacapino.