El exalumno de la Carrera de Psicopedagogía de INACAP Antofagasta, Jonathan Cea Medina, a sus 28 años, es Coordinador Regional de Herramientas y Redes de la fundación Techo Chile en Antofagasta, conocida históricamente como Un Techo para Chile. Lugar donde ha podido desempeñarse y aplicar los conocimientos adquiridos en las aulas de INACAP.

 

Historia de Exalumnos

Ante la adversidad siempre hay que mantener una actitud positiva

El exalumno de la Carrera de Psicopedagogía de INACAP Antofagasta, Jonathan Cea Medina, a sus 28 años, es Coordinador Regional de Herramientas y Redes de la fundación Techo Chile en Antofagasta, conocida históricamente como Un Techo para Chile. Lugar donde ha podido desempeñarse y aplicar los conocimientos adquiridos en las aulas de INACAP.

Pero su labor social comenzó mucho antes. En 2010, mientras estudiaba Licenciatura en Biología, comenzó a participar como voluntario de esta fundación. Fue en este rol que descubrió su pasión por combatir la injusticia social, y comenzó a buscar una carrera en donde pudiera concretar dicha labor. “Me di cuenta que me gustaba el ámbito social y por ende quise buscar una carrera que pudiera complementar el voluntariado con mis estudios. Así decidí estudiar Psicopedagogía en INACAP Antofagasta”.

Al hablar del trabajo que desarrolla en este cargo, indica que es bastante dinámico, ya que todos los días se le presentan distintos desafíos, y además debe trabajar con diversidad de personas, “trabajo a diario con jóvenes y secundarios voluntarios, y dirigentes y vecinos de las distintas comunidades en las que hoy en día interviene la institución. Por lo que implica asistir a campamento para trabajar con ellos, en instancias de mesas de trabajo o asambleas, en conjunto a la comunidad buscamos dar soluciones a las problemáticas levantadas por medio de un diagnostico participativo”. Junto con ello, también le toca participar de las distintas campañas que llevan a cabo en la institución, entre ellas, captación de voluntarios, trabajos de invierno y verano, y colecta nacional.


Entre todas las funciones que realiza Jony, como lo llaman sus cercanos, destaca la importancia de poder utilizar las herramientas adquiridas dentro de su carrera, sobre todo en el programa Nuestra Sala, el cual “es ejecutado por voluntarios que efectúan reforzamiento escolar y potencian el área socio afectiva de los niños de campamentos. Es un espacio ideal para desarrollar mi carrera. Aquí puedo aportar en relación al trabajo con los niños, planificación de actividades, y dotar de tips pedagógicos a los voluntarios que en su mayoría no son estudiantes de carreras a fines al ámbito de educación, por lo que poder ser un aporte para el trabajo que ellos realizan es muy gratificante”.

En cuanto a lo que más le gusta de su trabajo, el Inacapino cuenta que lo mejor es ser parte de una fundación que involucra a los jóvenes como agentes del cambio social, “siempre he creído que la fundación es una escuela de vida. Te forma como un ser social, participativo y crítico con la realidad de tu país. Poder compartir convicciones y motivaciones con un grupo determinado personas, hace que el trabajo sea especial y atípico. Vamos en contra de la corriente. de la competencia, el individualismo y el éxito propio. Comportamientos que predominan y dañan al país”.

Finalmente, de acuerdo a su experiencia tanto como estudiante y profesional, Jonathan indica que lo más importante a tener en cuenta al enfrentarse al mundo laboral, es “ante la adversidad siempre hay que mantener una actitud positiva. Todo es aprendizaje”, enfatiza el psicopedagogo.