BÚSQUEDA DE TRABAJO

Conoce las competencias genéricas más demandadas por las empresas

competenciasAl comenzar un proceso de selección, las empresas centran sus esfuerzos en la búsqueda de profesionales que cuenten con los conocimientos idóneos para desempeñar un cargo determinado y sus perfiles calcen con su cultura organizacional. Sin embargo, estos no son los únicos requisitos importantes que hay que tener en cuenta, también existen las competencias blandas o genéricas, las cuales son habilidades cada vez más valoradas por su carácter transversal y aplicables a cualquier área de una compañía.

Las competencias genéricas están directamente relacionadas con la inteligencia emocional de una persona, y nos permiten comunicar de manera efectiva; liderar distintos procesos; realizar análisis críticos; y desarrollar habilidades negociadoras. Todos aspectos que contribuyen al aumento de la productividad de una empresa y a mejorar su clima laboral.
Conoce las ocho habilidades genéricas más demandadas por las empresas hoy en día:
1. Sociabilidad: consiste en poder relacionarse con cualquier persona de la organización en la que se trabaja y con distintos públicos fuera de ella. Esta capacidad permite generar contactos y redes en el tiempo.
2. Trabajo en equipo: es la competencia que permite entender que uno forma parte de algo mayor -que es la organización- y que en la medida de que los esfuerzos de todos se unan, existe una mayor probabilidad de alcanzar las metas establecidas.
3. Adaptación al cambio: se debe tener conciencia que vivimos en un mundo dinámico y en permanente evolución, lo que nos obliga a ser flexibles para adecuarnos a cualquier situación al interior de la empresa.
4. Creatividad: es la búsqueda de soluciones originales e innovadoras a distintas problemáticas o procesos. Permite modificar antiguos esquemas o modelos que ya no responden a las actuales necesidades de una compañía.
5. Optimización del tiempo: es la aptitud que consiste en manejar este recurso cada vez más escaso de una manera eficiente. Está directamente relacionado con alcanzar los objetivos solicitados dentro de los plazos comprometidos.
6. Actitud positiva: es la forma cómo enfrentamos los desafíos. Siempre debemos ver la parte llena del vaso y no la vacía, para avanzar en la ruta que se ha definido la organización. Además, un pensamiento positivo ayuda a la innovación y a mejorar el clima laboral.
7. Tolerancia a la presión: soportar las situaciones muy demandantes y exigentes demuestra un gran control de parte de una persona, dando a conocer su habilidad para sortear situaciones complejas sin perder de vista el objetivo del trabajo.
8. Asertividad: Es la capacidad de dar a conocer una opinión en el momento y la forma más adecuada.