Acreditación

Chile cuenta con un Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior, que se conformó en 2006 a través de la Ley 20.129, que promueve -hasta 2019- y a través de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA-Chile), que las instituciones de Educación Superior desarrollen procesos de autoevaluación institucionales y de carreras con fines de acreditación. (*En el caso de las carreras, es necesario precisar que la promoción de acreditación expiró, por la nueva Ley 21.091, el 28 de mayo de 2018). Esta comisión es de carácter autónomo y se crea para desarrollar las funciones de verificar y promover la calidad de las universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica, así como de las carreras y programas de pre y postgrado.

A partir del 29 de mayo de 2018 entra en vigencia una nueva Ley de Educación Superior (Ley 21.091) la cual establece, entre otros aspectos, que desde 2020 la acreditación institucional pasa a ser obligatoria para todas las instituciones de Educación Superior autónomas. En este nuevo escenario, se considera (1) la evaluación y verificación del cumplimiento de criterios y estándares de calidad en las dimensiones de Docencia y Resultados del Proceso de Formación; Gestión Estratégica y Recursos Institucionales; Aseguramiento Interno de la Calidad; Vinculación con el Medio; e Investigación, Creación y/o Innovación; y (2) el análisis de existencia y aplicación sistemática de mecanismos internos, sus resultados y su concordancia con la misión y propósitos de la institución de educación superior.

La Ley 21.091, en su artículo 15 inciso segundo, señala que la acreditación institucional será integral y considerará la evaluación de la totalidad de las sedes, funciones y niveles de programas formativos de la institución de educación superior, y de aquellas carreras y programas de estudio de pre y postgrado, en sus diversas modalidades, tales como presencial, semipresencial o a distancia, que hayan sido seleccionados por la comisión evaluadora para dicho efecto.

Bajo este marco legal, para INACAP la aplicación de los mecanismos de aseguramiento de calidad institucionales, constituyen una herramienta clave para el mejoramiento permanente de su oferta formativa y para una contribución de calidad a la educación superior chilena.